fotógrafos

La parte audiovisual de una boda tiene dos vertientes: las fotografías y el vídeo. ¡¿Qué pareja no quiere aprovechar la tecnología y plasmar este día tan especial tanto en imágenes inmóviles como en imágenes donde sus familiares y amigos pueden salir bailando, cantando, dejando mensajes y haciendo un poco el tonto tras alguna copa de más?! Pero he aquí la cuestión: a la hora de hacer un vídeo, ¿los fotógrafos lo consiguen? Pues depende de qué profesional se trata y de los conocimientos que tenga. En cualquier caso, o buscas a un fotógrafo todoterreno que también se le dé bien el vídeo, o recurres a una empresa (puede ser una pequeña) que cuente con un equipo de profesionales que domine ambas técnicas. O contratas a ambos por separado, ya depende de tu elección. De todos modos, lo habitual es contar con al menos dos personas: una que se encargue de las fotos y otra del vídeo.

La fotografía y el vídeo son dos técnicas muy relacionadas entre sí pero que suponen formas de crear y de plasmar la realidad diferente. El fotógrafo ha de estar pendiente de los detalles, por lo que seguramente esté más cerca de vosotros para captar vuestros rostros en el momento del “sí, quiero”, o cuando pongáis las alianzas en vuestros dedos. La fotografía cuenta más con los pequeños detalles que con las imágenes amplias y llenas de gente (también importantes para juntar a toda la familia en una misma foto). El vídeo, sin embargo, busca la juerga, la fiesta, lo imprevisible; esa conga que de pronto pone a todos los invitados en pie y acaba en risas, caídas y momentos dignos para el recuerdo.

Pero ¿qué deberías al fotógrafo que se encargue del vídeo de tu boda? Ante todo, otros vídeos que haya hecho para ver cómo trabaja, y también estos otros detalles:

Innovación y guion

Ya no queremos más vídeos tradicionales llenos de aburrimiento. Hoy en día consumimos el vídeo de un modo diferente: más dinámico, más rápido, más cambiante, así que pídele a tu fotógrafo de bodas que haga un vídeo innovador. ¿Y si todo empieza con la caída estrella de la boda? ¿O con los amigos del novio tirándose a la piscina? ¿O a todos de resaca al día siguiente? Pídele que siga un guion como si de una minipelícula se tratara. Pídele planos diferentes y rápidos que muestren la realidad de la fiesta pero con un toque profesional.

Música

¡No puede faltar la música en un vídeo! Música e imagen en movimiento van de la mano, así que pásale tus canciones favoritas o no dudes en recurrir a canciones divertidas que puedan adaptarse a la perfección al momento.

Invitados

Los protagonistas de una boda son los novios, ¡pero quienes la hacen realidad son los invitados! Y no pueden faltar en todo vídeo de boda. Los invitados son unos sinvergüenzas, sobre todo los amigos y los hermanos más íntimos, así que pídele a tu fotógrafo que se quede cerca de ellos para conseguir los mejores momentos y las mejores frases.